info Talqual : Los Chiitas ganan las elecciones en Iraq

El pasado sábado 12 de mayo se celebraron las primeras elecciones en Iraq desde que Daesh fue derrotado. La trascendencia del momento fue enorme. Casi el 40% de la población tiene menos de 15 años y no han conocido nada más que la guerra y el conflicto. Por sorpresa, para casi todos, las elecciones se llevaron a cabo prácticamente sin violencia, las autoridades reforzaron los centros urbanos y los centros de votación. La noche antes se estableció un toque de queda en todo el país.

Según Jamil Diarbakerli, director del Observatorio Asirio de Derechos Humanos, en conversación en exclusiva con Infotalqual, “la seguridad en la jornada electoral ha sido excelente, especialmente en las provincias del Kurdistán”. Casi siete mil candidatos de 87 partido pelearon electoralmente por 329 asientos parlamentarios, de ellos, el 25 % está reservado para mujeres, más de dos mil.

Los iraquíes esperaban que la fuerza más votada fuera Al Nasr, liderada por el primer ministro, Haider Al-Abadi, que ha logrado gran popularidad en diferentes zonas del país, especialmente entre la comunidad suní, tras la victoria contra el Dáesh. Al Naser era el candidato apoyado por Teherán.

Pero todos los cálculos estaban equivocados. Los iraquíes han demostrado estar cansados de sus políticos, a los que acusan de corruptos y faltos de capacidad para reactivar la economía del país, especialmente entre los jóvenes. La participación fue del 44,5%, la más baja desde la invasión del 2003. En ese sentido, para Diarbarkeli, “la gran sorpresa ha sido el boicot del pueblo iraquí, la sensación es que la gente se mostraba indiferente, sin confianza ya en sus gobernantes, en los políticos de siempre”.

La coalición que lidera el controvertido clérigo chií Moqtada Al Sadr va en cabeza en el recuento electoral. Sairoon, así se llama el bloque en el que conviven islamistas, comunistas y tecnócratas cumplía, al menos sobre el papel, con las peticiones que hacían la mayoría de los iraquíes en las primeras elecciones después de la gran batalla para derrotar al Dáesh: fin del discurso sectario, caras nuevas en la clase política que no ha logrado traer bienestar al país y alejamiento real  de los poderes/países extranjeros que ejercen influencia negativa en el país, especialmente Estados Unidos e Irán.

Según Al-Jazeera, Moqtada Al Sadr, apoyado por Arabia Saudí  y por Emiratos Árabes, ganó holgadamente. Con prácticamente el 91 % de los votos escrutados, la coalición liderada por el clérigo, el terror de las tropas españolas, parece imparable en su camino hacia el poder.

أضف تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *